Mercurio tiene más hierro de lo previsto PDF Imprimir E-mail

  La cuenca de doble impacto puede haber sido de origen volvánico.
Mercurio tiene más hierro de lo que los científicos suponían.

La sonda Messenger, de la Nasa, detectó mayor concentración de hierro y de titanio en la superficie de Mercurio de lo que se imaginaba.
Observaciones previas desde la Tierra y el espacio habían detectado muy pocas cantidades de hierro en los minerales silicosos que cubren este planeta, el más cercano al Sol.

Debido a su inmensa densidad, los científicos suponen que gran parte del interior de Mercurio contiene hierro.

La sonda Messenger encontró que el hierro de la superficie está mezclado con titanio, bajo la forma de óxido.

El principal investigador de la misión, Sean Solomon, dijo que las nuevas observaciones mantendrán ocupados a los teóricos.
"El hierro se encuentra bajo una forma que no encontramos habitualmente en otras situaciones planetarias. Esto representa una novedad para nuestros geoquímicos y petrólogos, que deberán encontrar un escenario acorde a todo lo que estamos analizando actualmente en Mercurio."
Nuevos elementos

Según Solomon, las teorías sobre cómo se formó ese planeta deberán tener en cuenta toda esta nueva información.

Algunas de estas teorías afirman que Mercurio es, en su mayor parte, un vestigio del núcleo de un cuerpo que perdió sus capas externas en una poderosa colisión en el pasado.

La nueva información se desprende de la tercera y última aproximación a Mercurio realizada por la sonda Messenger en septiembre.
La sonda se acercó a sólo 228 kilómetros de la superficie del planeta en una maniobra de frenos, para lo cual utilizó la gravedad de Mercurio y logró disminuir la velocidad lo suficiente como para poder entrar en su órbita en 2011.

La nave pudo obtener sólo la mitad de los datos esperados por culpa de un problema técnico ocurrido justo antes de acercarse a la superficie.
"Joven"

De todos modos, las cámaras e instrumentos de la Messenger recogieron muchas imágenes en color y alta resolución, dejando a la vista un 6% de la superficie del planeta que nunca había sido visto de cerca.

Hasta ahora la sonda pudo observar el 98% de la superficie, en diferentes resoluciones.

Las nuevas imágenes muestran una región con un área brillante rodeada por una depresión irregular que tendría origen volcánico.
Sonda Messenger

La sonda Messenger entrará en órbita en marzo de 2001.
Otras imágenes muestran una cuenca muy joven, de unos 290 kilómetros, limitada por un doble anillo.
"De todos modos para un geólogo planetario 'muy joven' puede significar mil millones de años. Pero comparada con la mayoría de las cuencas de Mercurio, esta es tres mil millones de años posterior. Así que, en términos relativos, es geológicamente joven," explicó Brett Denevi, integrante del equipo de imagen de la sonda de la Arizona State University.

La poca cantidad de cráteres superpuestos y las grandes diferencias de color dentro de la cuenca sugieren que la parte interna puede ser el material volcánico más joven de Mercurio, agregó la científica.

La sonda también realizó nuevas mediciones de la "atmósfera" del planeta, una nube de átomos muy tenue que se eleva del suelo debido a la acción del Sol y de impactos de micro-meteoritos.

Jonathan Amos
BBC

 

 

Copyright © 2009 - ICI - Instituto de Ciencia e Investigación. Desarrollado por Ciber TAZ en Joomla! Spanish