Ya son más de 400 los planetas extrasolares confirmados PDF Imprimir E-mail

 Esta cifra redonda ha sido  superada gracias a los 29 exoplanetas (y tres enanas marrones) recientemente descubiertos por el espectrógrafo HARPS (High Accuracy Radial Velocity Planet Searcher) del telescopio de 3,6 metros del ESO (European Southern Observatory) en La Silla, Chile.

El método de la velocidad radial continúa siendo el favorito a la hora de cazar planetas fuera de nuestro Sistema Solar, y el HARPS lleva descubiertos más de 75 desde 1999 (la cifra exacta varía dependiendo de si consideramos algunos de los descubrimientos como enanas marrones o planetas).  El planeta menos masivo de de esta última tanda tiene unas 5,5 masa  terrestres.

Científicos descubren a 32 nuevos planetas fuera del sistema solar Pertenecen a unos 30 distintos sistemas planetarios.
Casi de golpe, científicos encontraron 32 nuevos planetas fuera del sistema solar, con lo que el número de planetas extrasolares, los llamados exoplanetas, subió a 400, informaron este lunes investigadores del Observatorio Europeo Austral (ESO) en una conferencia en la ciudad portuguesa de Oporto.

Los 32 planetas descubiertos pertenecen a unos 30 distintos sistemas planetarios. Los descubrimientos fueron posibles gracias a un instrumento de búsqueda llamado HARPS (High Accuracy Radial Velocity Planet Searcher). Según se afirmó, la utilidad de HARPS como "cazador de planetas" líder se refuerza con estos nuevos descubrimientos. En los últimos cinco años el espectógrafo, ubicado en 2003 sobre un telescopio del ESO en La Silla, en Chile, rastreó más de 75 exoplanetas.

Gracias a su precisión, HARPS contribuyó sobre todo a que aumentara el número de planetas descubiertos de un tamaño relativamente pequeño. En total se conocen hoy en día 28 planetas con una masa de menos de 20 veces la tierra. Veinticuatro de estas llamadas "supertierras" o "planetas similares a Neptuno" fueron detectadas por HARPS. Entre los hallazgos presentados hoy se encuentran según ESO unas diez "supertierras".

"HARPS es un instrumento único, extremadamente preciso, que es ideal para el descubrimiento de planetas extraterrestres", dijo Stephane Udry del observatorio en Ginebra. Ahora se acaba de cerrar el primer programa de cinco años. Udry señaló que los resultados "superaron ampliamente" las expectativas.

El equipo permite medir la oscilación de las estrellas, fenómeno clave para prever la presencia de planetas en su entorno.

"Estas observaciones le han dado a los astrónomos una gran comprensión de la diversidad de los sistemas planetarios y nos ayudan a comprender cómo éstos se pueden formar," dijo el científico Nuno Santos, miembro de los equipos de investigación, según declaración difundida hoy en Chile.

En realidad los científicos no observan en directo los planetas, sino que infieren su existencia. De hecho, técnicamente no ven estos cuerpos a través de los telescopios, sino que inducen su presencia a través del estudio de los movimientos radiales de las estrellas y de las longitudes de onda de luz que emiten.

El primer paso para ubicar planetas potencialmente habitables es detectar alteraciones periódicas en la órbita de las estrellas, lo que sugiere la existencia de uno de estos cuerpos.

Una vez detectado ese fenómeno, los científicos proceden a descomponer la luz emitida por las estrellas a través de un espectrómetro, lo que les permite ver las diferentes longitudes de onda de los distintos elementos químicos presentes.

Los planetas, si existen, al pasar entre la estrella y la Tierra "eclipsan" parcialmente el paso de las longitudes de onda de elementos químicos como el helio y el hidrógeno, entre otros.

Por ello, las variaciones en las mediciones de estas longitudes de onda permiten pronosticar la masa del planeta, primer elemento que debe ser analizado para evaluar su habitabilidad.

Como un último paso, y apoyándose en satélites instalados en el espacio, se procede a analizar las longitudes de onda emitidas por los planetas, en busca principalmente de agua, elemento vital para el desarrollo de vida.

 

Copyright © 2009 - ICI - Instituto de Ciencia e Investigación. Desarrollado por Ciber TAZ en Joomla! Spanish